Las semillas que caen en pedregales

Parábola del sembrador. Marcos 4:3,9

Oid: He aquí, el sembrador salió á sembrar.
Y aconteció sembrando, que una parte cayó junto al camino; y vinieron las aves del cielo, y la tragaron.
Y otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y luego salió, porque no tenía la tierra profunda:
Mas salido el sol, se quemó; y por cuanto no tenía raíz, se secó.
Y otra parte cayó en espinas; y subieron las espinas, y la ahogaron, y no dió fruto.
Y otra parte cayó en buena tierra, y dió fruto, que subió y creció: y llevó uno á treinta, y otro á sesenta, y otro á ciento.
Entonces les dijo: El que tiene oídos para oir, oiga.

Parece que Dios no quiere vencer la batalla rápidamente, sino que prefiere ir dándonos pistas para que vayamos tomando consciencia, pues parece sembrar en pedregales, donde brota la semilla pero al poco tiempo se seca.

Realmente es una pena que las mentes que Dios usa para estas revelaciones terminen ahogadas en el fango de la vanidad para no decidir compartir de forma sencilla el secreto de sus hallazgos con el resto del mundo y pensar que pueden hacerse ricos o pasar a la fama por ello en un mundo gobernado por la esclavitud de Satán.

Supongo que Dios les pedirá cuentas en el juicio mientras que espera un gesto de modestia y generosidad entre sus elegidos. En verdad no se quien saldrá peor parado en el juicio de Dios, si quien hace el mal, o si quien tiene la oportunidad de detenerlo y no hace todo lo posible por ello.

Mientras llega la “siembra en buena tierra”, y la persona que venza la vanidad, les dejo con la máquina de movimiento perpetuo con imanes y péndulos del noruego Reidar Finsrud, funcionando sin parar desde 1996. Muy bonita en su garaje encerrada en una vitrina, si señor.
Nunca entenderé porqué este hombre (y todos los que idean máquinas de energía libre) no regala los planos detallados para que todo el que lo desee la replique. Qué está esperando? Qué le llegue Rockefeller y le de una palmadita en la espalda o que lo nominen al premio Nobel ?  Por Dios bendito, tanta vanidad ensombrece el mundo.
Por suerte sirve de inspiración para los de buen corazón y gran entendimiento que están por venir, y que sin duda vendrán. Mientras tanto, aquí está la prueba de que puede hacerse.

Aquí la máquina funcionando una hora:

En mi anterior post hablé del Proyecto Torian (prototipo Torian III), fabricado por un argentino anónimo (digo anónimo  para el público en general, porque estará alucinando si piensa que los gobernantes del mundo no saben quien es), al cual en principio respeto como gran inventor  y cuyo diseño no es original sino basado en la idea del motor magnético Perendev, y al cual le dedico estas mismas palabras e instarle a la reflexión de lo que está haciendo ocultando su tecnología liberadora. Cada segundo que no la libera es vital, tanto para el como para el resto del mundo.