Nuevo ataque a la Fe Cristiana

Acusan a Benedicto XVI (el supuesto Vicarius Filii Dei (Vicario de JesúsCristo)) y a otros tres altos cargos del Vaticano de crímenes contra la humanidad.


http://www.publico.es/396127/victimas-de-abusos-denuncian-al-papa-ante-el-tribunal-de-la-haya

El Catolicismo NO tiene nada que ver con el Cristianismo, no obstante la gente hace alusión y lo rechaza solo porque los brujos y hechiceros satanistas del Vaticano hacen crímenes como violaciones de niños en el nombre de Dios.


Entradas relacionadas:
https://defensatum.wordpress.com/catolicismo-satanismo-luciferismo-babilonia-egipto/

4 pensamientos en “Nuevo ataque a la Fe Cristiana

  1. Unos denunciantes deseen sentar al Papa Benedicto XVI en el banquillo del Tribunal Penal Internacional de los Derechos Humanos acusándolo de crímenes contra la humanidad por el tema de la pederastia.

    Los denunciantes señalan que harán una campaña de búsqueda de posibles nuevos casos por varios países más con el fin de tener más leña para echar en la hoguera.

    Estoy totalmente en contra de la pederastia dentro de la Iglesia Católica. Los culpables directos deben pagar en la justicia humana y en la eclesiástica las condenas que les correspondan a la magnitud de sus actos intolerables.

    El Papa y todos los obispos del mundo han colocado una serie de acciones legales para que este nefando crimen no vuelva a ocurrir nunca más dentro de la Iglesia. Las indemnizaciones monetarias y las condenas legales civiles y eclesiásticas han tenido la misión de parar esta situación tan calamitosa para las víctimas y sus familias.

    Con todo esto claro, pienso que los demandantes desean un folletín de publicidad y herir directamente a la persona de Benedicto XVI, y como consecuencia a toda la Iglesia Católica.

    Esta campaña considero que está montada por las gentes que se desenvuelven en las sombras de la oscuridad de las logias masónicas internacionales. Su fin es siempre el mismo: incendiar física y moralmente a la Iglesia para sustituirla por el ignoto mundo de los fieles del mandil y del secreto arcano de una autoridad indefinida.

    Estas gentes que andan a gatas en sus liturgias mistagógicas son afamados políticos, empresarios, banqueros, intelectuales….que prefieren vivir en la sombra sus odios a la Cruz de Cristo y a la Iglesia Católica cuando están en sus reuniones; y luego aparecer como padres y ciudadanos ejemplares con una vida intachable para engañar a incautos y tontos del bote.

    Estos regidores del destino de la Humanidad, estos arquitectos pensantes de la moral masónica, llevan ganando terreno a la presencia de la Iglesia en los países occidentales, sustituyendo el Cristianismo por un laicismo rampante y colocado a dosis en las legislaciones y en los potentes medios de comunicación social.

    La carnaza de la pederastia es un plato apetitoso para ser manipulado, ampliado y focalizado, ahora, sobre la persona de Benedicto XVI, quien en Madrid el pasado agosto ha tenido unos días gloriosos junto a dos millones de jóvenes, y que dentro de unos días irá a Alemania, su tierra, donde ya le esperan los payasos de siempre para montarle un circo de farsas y caricaturas.

    Tengo la firme confianza que Benedicto XVI no será sentado en ningún banquillo del tribunal internacional. La fe en Dios me llena de confianza que esa fotografía no se producirá para regusto de las ceremonias masónicas.

    Se quedarán con tres palmos de narices, porque las puertas del infierno no podrán contra la Iglesia, según las palabras de Jesús a Pedro cuando le confirió el Primado.

  2. YO DEDIENDO AL VICARIO DE CRISTO Y TU ERES EL DEFENSOR DE SATANAS, TE VOY A DAR ARGUMENTOS SOLIDOS PARA TAPARTE LA BOCA PEDAZO DE IGNORANTE MASON

    En una reunión, en el momento de las preguntas, uno de los participantes se puso de pie y preguntó: “¿Cuál es el nombre de la Iglesia de Cristo, según el Nuevo Testamento?”. La persona a la que iba dirigida la pregunta le cuestionó a la vez: “¿Qué quiere decir?”, ya que pensaba que la pregunta iba orientada a demostrar que la Biblia no usa el nombre de “católica” para la Iglesia. “¿Diría usted -continuo el que preguntaba- que el nombre de la Iglesia es ‘Iglesia de Cristo’? “Ciertamente -fue la respuesta-, podríamos llamar a la Iglesia ‘Iglesia de Cristo’, ya que de hecho es su Iglesia”. “Pues bien -continuó el interrogante- yo soy un ex-católico. Ahora soy ministro de la Iglesia de Cristo [una denominación protestante] que se reúne en la otra cuadra. El mismo nombre le dice claramente que la nuestra es la Iglesia de Cristo, la Iglesia verdadera”

    El expositor no sabía bien que responder, pero no se impresionó mucho por esta lógica profunda… Iba a preguntarle -no lo hizo-: “Entonces si nosotros los católicos cambiamos el nombre de nuestra Iglesia por ‘Iglesia de Cristo’, ¿diría que la nuestra es la Iglesia fundada por Jesucristo?”.

    Pero si es imposible saber cuál es la Iglesia de Cristo partiendo de los cientos de miles de nombres de las denominaciones protestantes, entonces ¿cómo podremos saberlo? (En la edición de 1986 del conocido libro de referencia protestante “The Christian Source Book” -New York: Ballantine Books- se nos dice que existen más de 21,000 denominaciones y sectas, según el último recuento, y que aparecen anualmente unas 270 nuevas). Pues bien, la respuesta es que podremos saber cuál es la Iglesia fundado por Cristo examinando las características de una determinada iglesia. Las características que la Iglesia Católica puede ofrecer son las así llamadas “cuatro notas”.

    ¿Qué es una “nota” (o característica)?

    Tengamos presente que las “notas” deben contar con dos aspectos: En primer lugar, debe ser un signo exterior, visible. Si no se trata de algo visible no puede llamárselo signo, no es identificable. Es como el número de la casa donde se vive: es útil sólo si está en la parte de afuera y bien visible: si el número cuelga en una de las habitaciones de la casa, no sería ya un signo de su casa, no identificaría el lugar donde usted vive. En resumen, una nota debe ser evidente para todo el mundo, no puede esta escondida “debajo del celemín” (Mt. 5:15). Este es el primer aspecto de una “nota” de identidad.

    En segundo lugar, la “nota” por la que identificamos algo debe ser esencial en esa cosa, en el caso de la Iglesia, algo sin lo cual la Iglesia no existiría. Los milagros, por ejemplo, que son una característica visible, no son esenciales a la Iglesia, y por lo tanto no son estrictamente hablando “notas” propias de la Iglesia. En cambio la unidad, la santidad, la catolicidad y la apostolicidad son visibles y esenciales, y esas son las cuatro notas de la Iglesia.

    Cómo No presentar las notas

    Antes de seguir adelante, recordemos la manera equivocada de tratar el tema. Este tipo de razonamiento no es sano: “Si Dios fundó una Iglesia, ella tiene que haber sido una, santa, católica y apostólica. La experiencia demuestra que la Iglesia Católica es una, santa, católica y apostólica. Luego, ella es la Iglesia que fundó Cristo”.

    En primer lugar, no es evidente que Dios haya tenido que fundar la Iglesia con esas cuatro características. Además, ese silogismo no prueba que otras iglesias no puedan mostrar también esas notas. Lo más que prueba es que, si Cristo fundó una Iglesia, y que si esa Iglesia todavía existe, y si ninguna otra iglesia tiene estas cuatro notas, entonces la Iglesia Católica es esa Iglesia.

    Un argumento un poco mejor, aunque aún incompleto, es el siguiente: “Nuestro Señor dijo que su Iglesia sería una, santa, católica y apostólica. La Iglesia Católica es todo eso, luego debe ser la Iglesia que fundó Cristo”.

    El problema con este argumento es que habrá que hacer malabarismos con cada uno de los textos bíblicos que quiera usar para probarlo. “¿Dónde dice Cristo que su Iglesia debe ser ‘una’, ‘santa’, ‘católica’ -una palabra no usada en el Nuevo Testamento para referirse a la Iglesia- o ‘apostólica’ -tampoco aparece esa palabra-?” Además, este argumento podría servir para los cristianos, mientras que la misión de la Iglesia se dirige a todos los hombres, de tal modo que las “notas de la Iglesia” deben convencer también a los no cristianos.

    Cómo razonar con las notas de la Iglesia

    Hemos señalado las características de la Iglesia, pero no hemos mencionado aún cómo deben ser usadas. El método correcto de argumentación es el siguiente: Comencemos con que la existencia de la Iglesia Católica es un hecho, existe, cosa que aceptaría su más empedernido enemigo (¿existirán enemigos de algo inexistente?). Entonces considere las cuatro notas como algo que conocen o pueden conocer todos los hombres, tomados en general. Explique el contenido de las notas.

    En primer lugar, haga la explicación más gráfica posible, pues no es necesario tan solo mencionarlas: eso no convencería a nadie. Cuando le hable a un no-católico sobre la unidad o universalidad de la Iglesia, pinteles todo un cuadro de lo que usted quiere decir. De ejemplos concretos, de tal manera que ellos sepan de que se esta hablando.

    Haga lo mismo cuando hable de la santidad de la Iglesia. No se trata de escudriñar la conciencia de las personas de la Iglesia, cosa que no se puede hacer y no viene al caso.

    Hay hacer notar la santidad de la doctrina de la Iglesia (que no es fácil de seguir, exigente, más elevada que la de otras Iglesias -se puede poner como ejemplo Humanae Vitae, o Veritatis Splendor, alturas a las que otras iglesias ni siquiera aspiran), la santidad de los medios para alcanzar la perfección (los sacramentos), y sobre la extraordinaria santidad de miles y miles de personas, los santos (solo en la Iglesia se encuentra tal plenitud de virtudes heroicas).

    Apostolicidad

    Cuando se trata el tema de la apostolicidad, hay que hacer notar la sucesión ininterrumpida, históricamente demostrada, de los obispos de la Iglesia Católica con respecto a los Doce Apóstoles, en particular con el obispo de Roma. Haga resaltar el espíritu misionero de la Iglesia en todas las edades, y no solamente desde el siglo XIX, como las iglesias protestantes.

    Si usted hizo una buena descripción de la notas, no habrá dudas sobre su existencia. Entonces tendrá que probar qué cosa ellas demuestran.

    Unidad milagrosa

    Échele otro vistazo a la unidad y catolicidad -universalidad-, que pueden ser consideradas en conjunto. La clave aquí está en los milagros, ya que estas características son, precisamente, milagrosas. No podríamos catalogarlas de otro modo: la Iglesia ha sido una por dos mil años, enseñando una sola cosa.

    Es muy cierto que algunos cristianos, tomados individualmente, han dañado esa unidad de una u otra manera, frecuentemente a la manera de las sectas que se separaron de la Iglesia. Pero la Iglesia como tal ha permanecido siempre una, no obstante el número de individuos que se alejaron de esa unida.

    (Nota: Es conveniente y bueno rezar por la unidad de los cristianos, pero no por la unidad de la Iglesia Católica. La Iglesia ha estado siempre unida, es decir, ha sido una. Rezar por esta unidad, como si se hubiera dividido en varias ramas, es, hablando propiamente, herético. Rezar por la unidad de las iglesias cristianas, que en última instancia significa no otra cosa que la re-unión con la ya una Iglesia Católica, es perfectamente apropiado.)

    ¿Por qué no desaparecieron?

    La catolicidad o universalidad de la Iglesia es algo imposible de explicar por razones naturales. Durante diecinueve centurias, si la Iglesia no hubiese sido milagrosamente protegida por Dios, debería haberse destruido, o incluso desaparecido, y no una, sino varias veces. Hubiera sido detenida antes de comenzar a extenderse (ver Hechos 5:34-39).

    No se puede explicar su duración y extensión por el hecho de que tuvo papas políticamente astutos, por la sencilla razón que la mayoría de los papas era ineptos en lo político. Cuando hable con un no-católico hágale ver cuan sobre-humana debe ser tal unidad y catolicidad. (Si la persona con la que habla es protestante, recuérdele Mateo 16:19, 28:20, Juan 14:16).

    Una cadena sin eslabones perdidos

    Hable entonces de la apostolicidad. Esto demuestra que la Iglesia de hoy es una con la Iglesia de los Apóstoles. Explique de que se trata el asunto señalándole eslabones de esa sucesión, para que su interlocutor sepa de que se trata y de que no se trata: no es necesario tener los documentos de todos los obispos del mundo y quien los consagró hasta los Apóstoles. Basta con la certeza moral de que no hubo momentos en la historia en los que no existía esa sucesión. En general este es un hecho que nadie discute, y que apela de manera particular a los demás cristianos.

    ¿Qué nos sugiere la santidad de la Iglesia?

    La última nota de la que debe hablar es la santidad. Demuéstreles que la santidad evidente de miles de santos nos habla de la santidad de la Iglesia, de la cual ellos sin duda recibieron la fe y la santificación.

    Note que hasta el momento usted no debió citar el Nuevo Testamento, por el muy buen motivo de que la Iglesia existió antes que una letra del Nuevo Testamento fuera escrita en los Evangelios, cartas, etc. Lo mismo se diga de las notas de esa Iglesia: las características de la Iglesia no dependen del Nuevo Testamento y no se pueden probar con él -ellas existieron antes-, pero sí se pueden explicar con él.

    Aunque las notas por sí mismas pueden ser definitivas para un ateo, para un cristiano “evangélico” podría ser útil terminar con citas de la Escritura, pero nunca se debe comenzar con ellas. Si lo hace, se encontrará en la penosa tarea de explicar el significado de cada texto, cosa que puede perfectamente evitar si primero esclarece el significado de las notas.

    ——————————————————————————–

  3. EL AUTOR DEL BLOGUE ATACA A LA IGLESIA CATOLICA DE MANERA SATANICA, LOS MASONES SON SATANICOS, LUEGO ENTONCES EL AUTOR DEL BLOGUE ES MASON SATANICO.

    VA LA DEMOSTRACION QUE LA MASONERIA NO HA SIDO CREADA NI POR LOS JESUITAS NI POR LA IGLESIA CATOLICA COMO AFIRMA EL IGNORANTE DEBUNQUER

    Muchas personas han intentado ser “cristianos” y masones pero abandonaron la Logia, esto es, se han arrepentido y reconciliado con Jesucristo, han escuchado los argumentos de defensa de los masones y saben que están mintiendo. Uno de los argumentos más absurdos que pronuncian es que los “cristianos” masones son miembros de una “Logia Cristiana”, “todos los miembros de mi Logia son cristianos”, dicen ellos, “los rezos en mi Logia se hacen en el nombre de Jesús”, “debe haber algo malo en la Francmasonería de otros estados o en otros países, pero nada de eso sucede en mi Logia”, ellos explican.

    Muchos cristianos experimentados son capaces de darse cuenta y dudar de cualquier afirmación que se refiera a que los miembros de una Logia son cristianos, basados en simple sentido común. En Mateo 13, Jesús habló del trigo y la cizaña, de esta manera, los cristianos experimentados saben que no todos los miembros de una iglesia son cristianos genuinos, ¿cómo podría entonces una Logia alcanzar tal uniformidad? Cualquier cristiano que examine con cuidado el contenido del ritual masónico sabrá que aquellos que aceptan las enseñanzas de la masonería de ninguna manera pueden ser cristianos, aún así, la secrecía de la masonería tiene como efecto que muchas personas no lo puedan saber y demostrar los hechos de la francmasonería. El mito de la “Logia Cristiana” ha probado ser muy efectivo con muchas personas que no pueden revisar la documentación de la Gran Logia con la que se demostraría la verdadera identidad de éstas. Pocas personas que no pertenecen a la masonería pueden revisar sus documentos y por el contrario, sin evidencia alguna, muchas veces se acepta la membresía con renuencia o con una total fidelidad en el mito por el deseo de pertenecer a una congregación de masones, dándoles el beneficio de la duda. El mito de la “Logia Cristiana” ha causado duda en la mente de muchas personas con las que hemos hablado, es posible imaginar la frecuencia con la que la esposa o la madre cristiana de un masón quiere creer que su familiar masón es un buen cristiano que nunca se enrolaría en el paganismo. Los miembros de una congregación con un pastor masón quieren creer que están siguiendo a un líder espiritual genuino y no a un hombre que se ha burlado en secreto de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús. Madres con una gran culpa interna con frecuencia creen que sus hijos son inocentes de realizar malas acciones, este aspecto irracional de la naturaleza humana es bastante familiar a todos nosotros, entre más grave es la herejía o la acción, mucho menos se quiere aceptar que un familiar o amigo pueda estar involucrado. Cuando ese ser querido se compromete en un asunto que no puede ser revelado del todo, entonces no puede ser tan malo, según esta sencilla lógica imperfecta.

    La documentación de las Grandes Logias de todos los estados que hemos examinado puede usarse para demostrar la cuestión en la mente de los hombres honestos, por medio de analizar los elementos encontrados en los rituales de los monitores masones se probará evidencia innegable que la Francmasonería tiene un plan de salvación en el que no se incluye a Jesucristo, ¿cómo puede componerse una Logia de miembros cristianos que se reunen a estudiar un plan falso de salvación? La Francmasonería niega la fe en Jesucristo como el principal factor en la salvación. En la leyenda del Tercer Grado, los masones representan la muerte, sepultura y resurrección, no de Jesús, sino de Hiram Abif, el salvador en la masonería.

    Los documentos de la Gran Logia Masónica en realidad no formulan ninguna declaración en la que se afirme que la francmasonería es de naturaleza cristiana, de hecho, contienen declaraciones que van en contra del carácter cristiano, por ejemplo, la Gran Logia de Lousiana dice esto:

    Así, la Francmasonería viene hacia nosotros desde el Templo,… No hace ninguna profesión de cristianismo y no combate los credos o doctrinas sectarios, sino busca llegar a los tiempos cuando la labor de nuestros antiguos hermanos estará simbolizada por el levantamiento del templo espiritual cuya esplendorosa moral sea proporcional a la civilización. Un templo en el cual sólo existirá un altar y una forma de adoración, el altar común de la masonería, en el cual el Veda, el Hinduista, el Zoroastrismo, el Corán y la Santa Biblia residirán intocables por las manos sacrílegas, y en cuyo santuario el Indio, el Persa, el Asirio, el Caldeo, el Egipcio, el Chino, el Musulmán, el Judío y el Cristiano se puedan arrodillar y a una sola voz alaben al Supremo Arquitecto del Universo.

    ‘Louisiana Masonic Monitor / Monitor Masón de Lousiana’, p. 111, 1988

    [N. del T.: Los credos o doctrinas sectarios son aquellos, en la mente de los masones, que no tienden hacia lo que popularmente conocemos hoy como ‘ecumenismo’ o unión de las religiones, en la que todas deben dejar a una lado sus ideologías para unirse, aunque nada o poco tengan en común. Dentro de la Iglesia católica hay una fuerte influencia masónica que promueve esta doctrina nefasta, que ten la práctica tiene como consecuencia darle la espalda a Cristo]

    La unidad en la adoración en común entre los masones indios, musulmanes, judios y “cristianos” necesariamente deben excluir a Jesucristo como el objeto de adoración, ya que todas las logias están bajo la autoridad de la Gran Logia así como los rituales, de tal manera que sería imposible para alguien que haya examinado el documento del Monitor Masón de Lousiana creer que exista una “Logia Cristiana” en ese lugar.

    Las declaraciones de la Francmasonería en Indiana que permitirían a masones “cristianos” practicar su cristianismo en las Logias, subordinándose a la Gran Logia de Indiana, se encuentran en forma explícita en el Manual del Mentor:

    .

    .

    Se prohíben las discusiones de religiones sectarias.

    Las religiones sectarias no se refieren sólo a las denominaciones cristianas, se refieren al cristianismo y a otras religiones en el mundo, lo que no es compatible con la masonería. Esto significa que los sermones cristianos no pueden ser pronunciados en las reuniones de las Logias, tampoco pueden ofrecerse rezos o mostrarse imágenes o símbolos cristianos.

    La prohibición sobre la discusión de temas religiosos en las reuniones de los masones se aplica cuando incluso todos los miembros de la reunión pertenecen al mismo credo religioso.

    Manual del Mentor, p. 16. Gran Logia de Indiana, 1975

    La Gran Logia de Indiana ha expresado su clara posición, incluso cuando cada uno de los miembros de la Logia profese ser cristiano e incluso si todos los miembros son parte de la misma denominación, los rezos cristianos no podrán ofrecerse en la Logia. Las enseñanzas cristianas no son bienvenidas dentro de la Logia, ni los símbolos cristianos, como los estandartes cristianos, serán aceptados. Si a los miembros les es requerido dejar a Jesucristo fuera de la Logia cuando ellos entran, y los rituales que practican enseñan la salvación sin Jesús, ¿cómo pueden ser tales hombres miembros de una “Logia Cristiana”?

    [N. del T.: Sería más apropiado el nombre de ‘Logia de apóstatas cristianos’]

    .

    .

    Requerimientos para la membresía

    La clave del requisito de entrada a la Francmasonería es bien conocida, la literatura que produce la Gran Logia llanamente expone que la fe en Jesucristo no es requerida como una condición para la membresía. La fe en Dios tampoco es requerida, al contrario de muchas declaraciones de algunos masones. Lo que la Francmasonería en realidad pide es la fe en la existencia de un “Ser Supremo”. La Francmasonería está dispuesta a aceptar la fe en Vishnu, dios hindú, Buda u otro dios pagano como una expresión válida de “Ser Supremo”. La Francmasonería enseña que todos los hombres de todas las religiones adoran al mismo Dios, conociéndolo por diferentes nombres.

    La verdad es muy diferente, las Escrituras revelan con claridad que sólo existe un Dios y también dicen que los dioses de las naciones paganas son idolos (Isaías 45:5; Salmos 96:5) El objeto de adoración pagana son los demonios, nunca Dios, de acuerdo a las Escrituras (1Corintios 10:19-21). Cuando la Francmasonería acepta al cristiano, al judío, al budista y al hindú lo hace bajo la premisa que tienen la misma fe en el mismo “Ser Supremo”, esto incluye a los dioses paganos equiparándolos con el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de la Biblia. La naturaleza de la adoración masónica está documentada en los escritos de la Gran Logia:

    … la Francmasonería no es sectaria, ante su altar el cristiano, el judío, el musulmán, el budista, el gentil, el confucianista podrán arrodillarse todos juntos.

    La masonería acepta a los buenos hombres que demuestran su valor, a pesar de sus convicciones religiosas y se esfuerzan para formar mejores hombres que hacen énfasis en la Paternidad de Dios, la Hermandad del Hombre y la Inmortalidad del Alma.

    Manual del Mentor, p. 17. Gran Logia de Indiana.

    Las doctrinas de la Paternidad de Dios y la Hermandad del Hombre enseñan que todos los hombres de todas las religiones son hijos de Dios, ya sean hindús, musulmanes, budistas, judíos o cristianos. Las Escrituras enseñan algo muy diferente, Jesucristo es el primero y el único Hijo de Dios (Juan 3:16) Los hombres sólo pueden llegar a ser hijos adoptivos de Dios a través de Jesús, incluso los judíos que rechazaron y rechazan a Jesús no son hijos de Dios, según la Escritura:

    “El vino a los suyos, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios: a los que creen en su nombre. Los cuales no han nacido de la sangre, ni del deseo de la carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:11-13)

    La escritura revela que una persona se convierte en hijo de Dios por medio de la adopción de la fe en Jesucristo.

    “Y no tan sólo ella, sino que asímismo nosotros, los que tenemos las primicias del Espíritu, también gemimos en nuestro interior, aguardando la filiación, la redención de nuestro cuerpo.” (Romanos 8:23)

    Si los judíos como San Pablo y los miembros de las naciones paganas quienes aceptaron a Jesucristo, ya fueran hijos de Dios, la adopción no sería posible, pues ¿cómo o porqué adoptar a quien ya es hijo propio?

    La adoración masónica dentro de las “Logias Cristianas” es idéntica en su naturaleza a las demás Logias, ellos practican el mismo ritual, se prescriben los rezos que pueden encontrarse en muchos documentos masones. Los Francmasones no adoran a Dios en la Logia, sino a un símbolo.

    Algo fundamental en la Francmasonería es su carácter no-sectario, cualquier hombre puede ofrecer sus devociones a la deidad que reverencie, bajo el título masónico, sin importar el nombre que su grupo religioso le de… Así, el Gran Arquitecto del Universo, o cualquiera de sus variantes, es el símbolo de la deidad conocida y adorada en todas las religiones.

    Maual del Mentor. p. 49. Gran Logia de Lousiana.

    La adoración de un ídolo, símbolo o falso concepto de Dios es idolatría, incluso si es ofrecida por un masón “cristiano”.

    Las Escrituras revelan que un cristiano es capaz de acercarse al trono de Dios con confianza por medio de su fe en Jesucristo (Efesios 3:12; Hebreos 4:16) La Francmasonería enseña que todos los hombres pueden acercarse a Dios en el altar masónico, en un acto en común y al mismo nivel:

    Todos los hombres ofrecen sus más profundos deseos ante el altar de la Francmasonería, alrededor del cual todos los hombres, ya sea que hayan recibido enseñanzas de Confucio, Zaratustra, Moisés, Mahoma o el fundador de la religión cristiana, con sólo creer en la universalidad de la paternidad de Dios y la universalidad de la hermandad de los hombres se reunan a un mismo nivel, el judío regresa a su sinagoga, el musulmán y el cristiano a su templo, cada uno mejor preparado para los deberes solemnes de la vida por medio de la asociación en su hermandad universal.

    Monitor Masón de Louisiana, p. 150. Gran Logia de Louisiana.

    Aunque fuese verdad lo que predican, no quiere decir que realmente lo crean. Cualquiera que crea en la doctrina de la Paternidad de Dios, la Hermandad del Hombre no ha aceptado el Evangelio, sobre este principio, está tan perdido el zoroastra, el budista, el hindu o el judío que niega a Jesucristo.

    Es bastante claro que el mito de la “Logia Cristiana” es falso, cualquier hombre que haya escuchado el ritual masónico o estudiado los documentos de la Gran Logia sabe que no es verdad. En pocas palabras, es mentira y cualquier masón o persona que haya investigado un poco sobre esto y que lo sotenga generalmente sabe que no es verdad.

    .

    .

    Aprovechando al máximo el efecto de la mentira

    A menudo, una mentira dicha por otro cualquiera, no el autor, es más efectiva y creíble que una mentira dicha por el propio autor. Las personas culpables que han sido encontrados inocentes en algunos juicios, donde fue ofrecido falso testimonio, fue con el fin de establecer una coartada. El ex-Maestro practicante y Pastor Metodista, Harmon Taylor, declaró que mientras fue masón y pastor, alguien le señaló esta duplicidad incongruente, aunque los miembros masones de la congregación podrían haber intercedido por él, no era común que Harmon tuviese que lidiar con quienes criticaban su oficio, aunque es frecuente que los masones hagan una lista de los esfuerzos de los pastores masones que engañan o rechazan a una esposa o a alguien más que se oponga a su desenvolvimiento en la Francmasonería, por supuesto, una defensa más efectiva puede ser montada usando a un timador que no es ni ha sido masón, ¿por qué mentir ellos mismos?, algunas veces los defensores del oficio que no pertenecen a la masonería y que realmente creen la mentira hacen esta defensa con más efectividad. En ocasiones, un pastor que “sabe lo que es bueno para él” esparcirá la mentira de la “Logia Cristiana” para defender la participación de sus miembros masones, diáconos o mayores en la iglesia, creyendo que eso salvará su conciencia, ¿quién podría ser un mejor mentiroso que un sólo pastor?, la respuesta es bastante obvia, un grupo de pastores o un grupo de respetados lideres religiosos, que conspirarán investigando sobre el asunto para despúes proveer un falso testimonio.

    .

    .

    Masonería y religión

    La masoneria no tiene dogmas religiosos mas que el que se requiere para creer en una deidad, cualquier hombre, bueno y sincero, ya sea cristiano, judío, musulmán, zoroastra, budista, brahamán o deísta puede ser admitido en la masonería ya que todas esas religiones requieren la creencia en una deidad.

    .

    .

    Sectarismo, que es y que no lo es

    Un masón que ofrece sus plegarias en la Logia lo hace rezando a su propio dios, en su propia concepción de la deidad, por lo tanto es propio y conforme a la ley e inquilinos masones que quien cree en el Cristo o Jesús ofrezca sus plegarias en la logia en Su nombre. Nadie debe ofenderse por que cada quien dirija sus rezos hacia su propia concepción divina. Se deben usar las oraciones del Ritual en todas las ceremonias solemnes, cualquier otra oración está fuera de lugar para tales ocasiones.

    Código Masónico de Alabama, p. 141-2, 1963.

    Cuando un hombre realiza un rezo a cualquier dios que no está definido como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, éste se involucra en idolatría. El Gran Arquitecto del Universo (GAU) se define como Vishnu, Buda, Alá y como anfitrión de cualquier otra deidad pagana que la Francmasonería declara ser el mismo espíritu que el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Adorar al Gran Arquitecto del Universo es idolatría, la idolatría imposibilitaría al hombre para entrar al cielo, de acuerdo a Efesios 5:5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s